VENEZUELA EN VIAS AL SOCIALISMO DEMOCRATICO | FOTOS DEL PRESIDENTE HUGO CHAVEZ | UNA ESCUELA!!!!!! | Asi es como se gobierna Presidente | paises aliados de venezuela | Enlaces | | Chavez encabeza lista de líderes Internacionales del 2005 | Presidente Chávez: Imperialismo busca aplicarnos la que le aplicaron a Ucrania con la "Revolución Naranja" | MISION ROBINSON I Y II | INTERVENCION EXTRANJERA | Apoyo Cubano a Venezuela
 
INTERVENCION EXTRANJERA
 
 
Misión: intervención extranjera / Oscar Colmenares Molina









Una vez más, la desesperación de los sectores opositores al gobierno legitimo y democrático de Venezuela, incursionan en una torpe y definitivamente fracasada por adelantado aventura de deponer al Presidente de la República.
En esta ocasión han copiado del gobierno bolivariano uno de los conceptos claves de sustentación de la revolución, como lo es el concepto de misión, que ha tenido gran éxito según muestran los casos particulares de Misión Robinsón I y II, Misión Barrio Adentro, Misión Sucre... y etc. Por supuesto esas misiones tienen muy clara su finalidad. La Misión Robinsón I y II alfabetizar y formar en niveles básicos; la Misión Barrio Adentro la salud en fase preventiva básicamente y Misión Sucre formar a nivel universitario.
La Misión Haití es la propuesta de los sectores opositores con una finalidad bien determinada de crear el caos en el país. Es un intento más luego de los fracasados intentos realizados desde el mismo 06 de diciembre de 1998, cuyas expresiones más costosas y lamentables para el país han sido el golpe de estado del 11 de abril de 2002 y el paro petrolero para presionar la salida del Presidente Chávez. Numerosísimos y diversos han sido los casos en los que se han evidenciado las violaciones a la Constitución y las Leyes de la República y son públicos los autores de la comisión de delitos que van desde homicidios, porte irregular de armas de fuego, obstrucción de vías públicas, subversión del orden público y destrozos de bienes públicos y privados.
Los medios de comunicación han sido un instrumento valiosísimo para poner en evidencia todas las actuaciones de los sectores en conflicto. La mayoría de esos medios comprometidos con la Misión Haití en Venezuela, sin darse cuenta, han contribuido a desvelar cuales son los verdaderos planes de los sectores de oposición y a los autores de los mismos, cuando sin pudor, sin escrúpulos y lo más lamentable sin vergüenza nacional alguna, han vociferado, gritado y manifestado desde sus más altos dirigentes hasta los encopetados miembros de la “sociedad civil” opositora que desean, claman, solicitan, requieren, urgen, de la intervención de los EEUU en Venezuela. Intervención ésta, como último, desesperado y urgente recurso para lograr lo que su torpeza no les ha permitido, que no es otra cosa que deponer al Presidente Constitucional. Las vergonzosas imágenes que los venezolanos observaron a través de los medios puestos al servicio de la Misión Haití y que fueron difundidas al mundo de un reducidísimo grupo de connacionales desnacionalizados muestran clara y fehacientemente la orientación golpista e intervencionista de la oposición venezolana.
La Misión Haití como estrategia intervencionista ideada por la oposición venezolana en coordinación con el gobierno de los EEUU y la CIA, tiene dos direcciones: En primer lugar la necesidad de reactivar y calentar las calles que evidentemente perdió por cuanto las convocatorias realizadas en los dos últimos años dan cuenta de una progresiva merma en la asistencia a marchas por las reiteradas evidencias de la manipulación por parte de los dirigentes que en todo caso no aparecen en los momentos que ocurren hechos de violencia programados y ejecutados por los propios opositores en la idea de generar odios, y que ya han sido pareciera percibido por las personas que participan sin conocimiento de agendas ocultas. En segundo lugar, la urgencia de la oposición de apoyo del gobierno de los EEUU, dadas las circunstancias políticas por las que atraviesa el Presidente George W. Bush, debido a la perdida importante de popularidad y la cada vez mayor fuerza que adquiere la propuesta demócrata para las elecciones previstas en los EEUU el próximo mes de noviembre. Esa posiblemente es la mayor preocupación de los factores opositores pues ha sido el gobierno que preside Bush, el que más ha promovido y ejecutado intervenciones conforme a la línea que históricamente y sobre todo el partido republicano ha desarrollado en materia de política exterior a través de la Secretaria de Estado y la CIA.
El error es que la falta de originalidad no es a nivel de apropiación solo del concepto de misión en clave bolivariana, sino que han recurrido a viejos y obsoletos libretos de los organismos que planifican y ejecutan el terrorismo en el mundo para liquidar gobiernos no acordes con sus intereses y sustituirlos por gobiernos lacayos favorecedores de esos intereses. Uno de esos organismos –quizás el más notorio- es la Central de Inteligencia de los EEUU (CIA; siglas en inglés) que por publicaciones de documentos desclasificados, pero además, por emisiones televisivas en cadenas de televisión radicadas en los mismos EEUU, cual es el caso de History Chanel -a la que acceden vía cable los sectores medios y altos de la población- confiesan y muestran con gran cinismo las intervenciones realizadas por los gobiernos de ese país en diferentes naciones del mundo y específicamente en América Latina, como ocurrió en los casos de Chile con Pinochet, Panamá en el caso del General Torrijos y de Noriega, Grenada en las Antillas, Brasil con Castello y Branco y más recientemente Haití, donde de acuerdo a las últimas declaraciones del Presidente Jean Bertrand Aristide desde el destierro en África, fue objeto de secuestro y obligado por la fuerza con apoyo marines estadounidenses, a abandonar el poder y su país.
La Misión Haití como mecanismo intervencionista para Venezuela desde el punto de vista operacional sigue los esquemas que desde hace mucho tiempo ha puesto en práctica Bandera Roja, grupo político minoritario perteneciente en el pasado a la izquierda venezolana, hoy conjugado con los sectores de la tradicional derecha en el país quienes conjuntamente con una organización de los EEUU les proveen de recursos financieros. Participa Bandera Roja como brazo armado de la oposición en una primera avanzada para crear focos terroristas que producirían de acuerdo al plan, las condiciones para que la comunidad internacional al observar imágenes manipuladas de los medios de información, similares a las presentadas desde Haití den a los EEUU el argumento para intervenir en la vida política nacional.
Lo más lamentable en todo esto es que los sectores altos y medios de la sociedad venezolana que mayor conciencia deberían mostrar en relación a las injerencias, intervenciones e intereses de los EEUU en Venezuela son los que paradójicamente actúan en contra de los intereses nacionales de Venezuela. Son también, esos sectores los que deberían mostrar mayor cohesión en la defensa de los intereses nacionales exigiendo relaciones de intercambio entre iguales respetando las reglas del derecho internacional. La más reciente como intervención ocurrida en Irak es recordada con estupor, impotencia y dolor por el mundo. Muchas naciones individualmente se opusieron, pero también colectivamente en los foros internacionales manifestaron su rechazo a la acción pretendida con el argumento de existencia de armas de destrucción masiva que no han terminado de encontrarse. Pero la historia es larga, África, Europa, Asia y América Latina han sido objeto de las agresiones intervencionistas de los EEUU. Haití ha sido la ultima, sin apoyo alguno de la ONU; OEA y abandonada a su suerte bajo los designios del imperio es el emblema, para la oposición venezolana traidora para la que dejó de ser “..el ejemplo que Caracas dio...” el faro que guíe en Venezuela, la búsqueda de Libertad.