VENEZUELA EN VIAS AL SOCIALISMO DEMOCRATICO | FOTOS DEL PRESIDENTE HUGO CHAVEZ | UNA ESCUELA!!!!!! | Asi es como se gobierna Presidente | paises aliados de venezuela | Enlaces | | Chavez encabeza lista de líderes Internacionales del 2005 | Presidente Chávez: Imperialismo busca aplicarnos la que le aplicaron a Ucrania con la "Revolución Naranja" | MISION ROBINSON I Y II | INTERVENCION EXTRANJERA | Apoyo Cubano a Venezuela
 
MISION ROBINSON I Y II
 
 
imagen
Adicionalmente, fue desarrollado un programa para incorporar a los venezolanos con más de 18 años, que por razones principalmente económicas fueron obligados a desertar del sistema educativo o que, nunca tuvieron la oportunidad de asistir a la escuela. Antes de la elección de Hugo Chávez, había en Venezuela -un país de 26 millones de habitantes- 1.5 millones de analfabetos.

Entre 1988 y 1998, la Iglesia Católica, organizaciones privadas y los ministros de educación de tres diferentes gobiernos (Jaime Lusinchi, Carlos Andrés Pérez y Rafael Caldera) iniciaron y llevaron a cabo programas de alfabetización que, aunque combinaron los esfuerzos, no rindieron grandes resultados. Durante el transcurso de 10 años solo 73.000 venezolanos aprendieron a leer y a escribir.

Dos años después de que Chávez asumiera la presidencia, el ministro de educación desarrolló el Plan Nacional de Alfabetización, conocido también como Campaña bolivariana de alfabetización. Se puso en marcha en el año 2000, con la campaña se enseñó a 100.000 venezolanos a leer y a escribir en el lapso de 2 años, En comparación con sus predecesores hizo un progreso extraordinario. A pesar de ese gran logro, no cumplió su misión como campaña masiva ni alcanzó las expectativas del gobierno ni del pueblo. Al realizar una posterior evaluación, queda claro que varios factores contribuyeron a que estos resultados fueran tan pobres.

 
El gobierno de Chávez había trabajado dentro de las estrategias educativas tradicionales de los gobiernos anteriores, por eso fracasó en el intento de aumentar el prepuesto educativo e invertir en una campaña de alfabetización, no solo presupuestariamente sino también en la disponibilidad de personal capacitado. Además, el programa fue ejecutado desde arriba y el gobierno se dio cuenta de que sería necesario que la sociedad se involucrara activamente en la ejecución del programa.

Enfrentado a estos problemas, el gobierno de Chávez priorizó la erradicación del analfabetismo y en mayo de 2003 creó la Comisión Presidencial que diseñó el "plan extraordinario para el analfabetismo: Simón Rodríguez" que más tarde sería conocido como Misión Robinson. Implementada en julio del mismo año, su meta era enseñar a 1 millón de venezolanos a leer y escribir en el curso de un año.

El éxito de la misión Robinson fue posible gracias a lo qué Chávez llamó "la operación cívico-militar más importante en la historia de la República Bolivariana de Venezuela." La diversidad geográfica impidió que los materiales y el equipo fueran distribuidos fácilmente a las áreas rurales que en la mayoría de los casos carecían de electricidad, por esa razón las fuerzas armadas transportaron los equipos y construyeron las plantas eléctricas necesarias.

Igualmente otros factores fueron importantes. Hay que mencionar el esmero y la implicación de la sociedad en general. Más de 125.000 personas se ofrecieron voluntariamente como facilitadores, transportaron a los estudiantes y materiales y ofrecieron sus propias casas y patios como salones de clase. [3] durante su discurso anual en 2004, Chávez agradeció a los "facilitadores del gran grupo nacional de los voluntarios de las misiones educativas" por producir cerca de quince millones de cassetes y distribuir aproximadamente noventa millones de impresos, Chávez se refirió a ellos como "un ejército verdadero de voluntarios."

“El pueblo cree en Chávez, desde el día en que dijo «Era yo; Es mi culpa; Yo soy responsable» Comentó Elizabeth Cabrera Elizabeth Cabrera es facilitadora de la Misión Robinson II en la parroquia 23 de Enero, según ella el éxito de la Misión Robinson no solo se debe al incremento en el presupuesto educativo, sino también a una estrategia coherente y al trabajo de las fuerzas armadas. [4] Asimismo se refirió a una campaña masiva de puerta en puerta, impulsada por el gobierno, para borrar el estigma asociado al analfabetismo, a fin de que las personas admitieran esta condición; Cabrera señala que un cambio en la actitud de la gente constituyó el factor clave para que el programa fuera un éxito [5].

Inicialmente, "hubo mucha gente que se sintió apenada por ser vistos con un cuaderno de Robinson en la mano. Pero entonces la gente comenzó a pensar, ¿si los que se ríen de mí no me dan nada, por qué me tiene que importar lo que piensan de mí? Es decir, se dieron cuenta que (el gobierno) les está dando algo que va a beneficiarles, entonces se quedaron tranquilos. Y comenzaron a estudiar y siguieron estudiando. Se inscribieron en Robinson como una forma de convertir sus sueños en realidad. Hay muchos jubilados que están muy agradecidos con el gobierno por darles la oportunidad no sólo de aprender a leer y a escribir sino también poder leer la constitución, o leer un periódico y poder saber si lo que se escribe es verdad o no," explicó Elizabeth Cabrera.

El éxito de la Misión Robinson también se apoya en una serie de acuerdos bilaterales entre Cuba y Venezuela. A cambio de 53,000 barriles de petróleo diarios con descuento, varios cientos de cubanos enseñaron a docentes venezolanos el método de alfabetización mundialmente reconocido “Yo sí puedo”, que ha obtenido 5 premios de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la ciencia y la cultura (UNESCO). [6]

Creado por la profesora cubana Leonela Relys, la metodología “Yo sí puedo” parte de la idea que los adultos son capaces de aprender más rápidamente que los niños porque ellos están intuitivamente familiarizados con los números y porque tienen la experiencia de vida. Tomando la ventaja de esta facilidad, los adultos van desde lo familiar, los números, a lo poco familiar, las cartas, asociando cada carta con un número.

Las clases están divididas en tres niveles. El primer nivel, “Escuchando y Reconociendo,” consta de 10 clases que se enfocan en el desarrollo de las expresiones orales y el estudio de las vocales. Las 42 clases del nivel 2, “Escuchando y Leyendo,” se dedica esencialmente al dominio del alfabeto, los sonidos creados con la combinación de ciertas letras y vocales y la separación de las palabras en silabas. Las 30 clases del nivel 3, “Escuchando y Escribiendo”, se enfoca en lograr la habilidad para leer y escribir textos básicos. Además la Misión Robinson I enseña matemáticas en nivel básico en los tres niveles. Este proceso es apoyado mediante recursos audiovisuales, con cinta magnética en Vhs y otros equipos. La meta original, de enseñar a un millón de personas a leer y a escribir, fue lograda seis meses antes, el 27 de Diciembre de 2003. Sin embargo, según la filosofía del gobierno bolivariano, la habilidad para leer y escribir no es solo un logro educacional, también debe ser considerado como un medio para erradicar la pobreza e insertar a los participantes de las misiones en la sociedad.